La ausencia de relación, ¿justa causa de desheredación?